El mundo oculto de Sabrina: temporada 3

Kiernan Shipka volverá a protagonizar la continuación de Las escalofriantes aventuras de Sabrina. La tercera temporada de la exitosa serie de Netflix toma un rumbo más sexy en el que la protagonista está dispuesta a bajar al infierno por su amor adolescente. Los seguidores de la joven bruja han tenido que esperar casi un año para saber cómo continúan sus aventuras, pero el próximo 24 de enero estará disponible en la plataforma de streaming.

La tercera temporada contará con 8 capítulos, de los que aún no conocemos el título. Lo que sí sabemos es que esta nueva tanda de episodios estará muy centrada en la iconografía satánica. En el vídeo de Netflix anunciando la fecha de estreno vimos una imagen de Sabrina enfundada en una enorme capa roja y envuelta en tinieblas mientras una voz siniestra susurraba “welcome to Hell”, es decir, “bienvenida al infierno”.

Este espeluznante gancho enlaza con los sucesos de la temporada anterior. El final de la segunda temporada nos dejaba con el corazón en un puño después de que Nicholas Scratch (Gavin Leatherwood) se sacrificara para ayudar a Sabrina a derrotar a su padre, Lucifer (Luke Cook).

La segunda temporada ahondó mucho más en la mitología del mundo oculto de Sabrina. Nos contó el origen de las brujas y la caída de Lucifer del Cielo; cómo se enamoró de Lilith y la traicionó y también cómo se convirtió en la figura que es hoy en día.

Netflix

Además, pudimos conocer más a fondo a la propia Lilith (Michelle Gomez), uno de los personajes más intrigantes de la serie. Su arco emocional en la temporada anterior es de los más destacables, ya que aprende a detectar todo el mal que le proporciona su relación con Lucifer. En el último capítulo, vemos cómo Lilith se convierte en dueña y señora del infierno y se lleva con ella el cuerpo de Nick, convertido ahora en el recipiente que encierra al espíritu de Lucifer.

En la tercera temporada, Sabrina se adentrará en el infierno tras ellos para rescatar a su novio, con la ayuda de sus amigos Harvey, Roz y Theo. Pero aquí no acaban sus problemas, sino que la derrota de Lucifer ha trastornado el equilibrio en un mundo de brujas, humanos y demonios. Según reza la sinopsis de Netflix, “Sabrina debe ocupar el trono vacío para defender el título de reina de un aspirante: el apuesto príncipe infernal Calibán” (Sam Corlett). Mientras, el resto de la familia Spellman tendrá que hacer frente a un grupo de paganos que quieren resurgir un antiguo ente maligno.

Netflix

Sin duda, esta próxima temporada promete ser tan oscura como las anteriores, si no más. Roberto Aguirre Sacasa, El showrunner de la serie contaba hace unos meses a The Wrap, no obstante, que tendría un tono divertido: “Vamos al Infierno. Es muy divertido, muy divertido. Es peligroso, pero verdaderamente divertido.”

TRAILER

En lugar de un tráiler convencional, Netflix ha decidido aumentar la expectación —y el desconcierto— entre los seguidores de la serie con un vídeo musical protagonizado por los principales actores. A la guitarra, un Ross Lynch en crop top pone los acordes para que Kiernan Shipka le dé el toque final con su voz a una canción titulada Straight to Hell (“Directa al infierno”).

Tanto la canción como el vídeo contienen multitud de pistas con las que ir formulando teorías mientras esperamos a que llegue la temporada. Parece que El mundo oculto de Sabrina ha encontrado del todo su imagen de marca con esta nueva entrega, en la que están muy presentes la simbología demoníaca y los motivos de instituto americano —pompones de animadora incluidos—.

Sabrina se mueve por el vídeo con un aire confiado y sexy, que concuerda con la evolución de su personaje desde la chica tímida que no sabía cómo compaginar sus dos vidas hasta la poderosa bruja segura de sí misma que desata todo su potencial en la segunda temporada. Así, la letra de la canción nos deja claro que su objetivo es “recuperar lo que he dejado atrás” —es decir, a su novio— y que no va a detenerse por nada “porque soy una bruja muy mala y no me voy a rendir”.

Pero la pegadiza melodía también nos hace una advertencia: “sé que hay un sacrificio, pero pagaré el precio”. “Tengo un fuego en la sangre que podría quemar el Sol, y no estoy asustada porque moriría por amor”, sigue cantando la joven, mientras imágenes de la nueva temporada se intercalan con una actuación de imaginería satánica en la que ella, Harvey y Nick —descamisado y rodeado de cadenas— son los protagonistas indiscutibles.

Vemos los primeros segundos del Príncipe del Infierno del que nos hablaba la sinopsis y también un sinfín de escenarios que pondrían la piel de gallina a la bruja más aguerrida. Los Señores infernales, los cuerpos crucificados y enormes páramos inhóspitos conforman algunas de las imágenes más escalofriantes.

También asistimos a los miedos de la protagonista y el debate al que se enfrenta por su novio, por el que siente una fuerte atracción aunque ahora lleve dentro al espíritu de su padre, Lucifer.

Las imágenes han provocado diferentes reacciones entre el público. La mayoría está preocupada porque Las escalofriantes aventuras de Sabrina se convierta en una serie musical como ocurrió con Riverdale, ya que ambas proceden, no solo del mismo universo de los cómics de Archie, sino que también comparten showrunner, Aguirre Sacasa. Por ahora, no parece que el tono de ambas series vaya a terminar coincidiendo, pero las sospechas tienen arraigo entre los fans.

Netflix

¿Qué significa todo esto?

También está adquiriendo mucha fuerza la teoría fan de que esta temporada podría contar con la gemela malvada de Sabrina y que algunas de las imágenes que vemos en el vídeo no son de la joven bruja empoderada, sino de su igual maligno. La teoría se ve reforzada por otra estrofa de la canción, en la que la protagonista dice “soy una pesadilla envuelta con un bonito lazo”.

La serie lleva dos temporadas lanzándonos mensajes sobre la naturaleza dual de la protagonista y, aunque hasta ahora las hemos interpretado como puramente metafóricas, podríamos estar equivocados. En la primera temporada, Sabrina tiene un sueño en el que ve a dos bebés la noche de su nacimiento; uno de cuerpo totalmente humano y otro con patas de cabra como las de Lucifer.

Esta visión podría ser simplemente una alegoría de las dos versiones interiores de Sabrina: la que la lleva por el camino de la luz y la que quiere arrastrarla hacia la oscuridad. No obstante, podría ser una señal completamente literal en la que nos cuentan que la joven bruja tiene una hermana gemela que sigue los pasos de su padre.

Netflix

La idea no es descabellada si tenemos en cuenta que no sería la primera vez que un Spellman se topa de bruces con su gemelo oscuro. En la adaptación de 1990 de las aventuras de Sabrina, todos los miembros de la familia tenían hermanos idénticos que se habían entregado al camino del mal. Esto no es Sabrina, la bruja adolescente, pero a estas alturas, una gemela malvada no sería lo más sorprendente que hemos visto en la serie.

Quedan dos semanas para el estreno de la nueva temporada y, mientras tanto, los fans de la joven bruja siguen buscando significados ocultos en la letra de la canción Straight to Hell. Si tomamos esta teoría en serio, versos como “voy a bailar, bailar hacia la oscuridad” o “adivina quien a vuelto con otra jugada” nos apuntan en esa dirección. Pero, por el momento, no son más que teorías.

El reparto

La mayoría de los personajes conocidos de esta serie regresarán a sus roles durante la tercera temporada. Además de los amigos humanos de Sabrina, interpretados por Ross Lynch (Harvey), Jaz Sinclair (Roz) y Lachlan Watson (Theo), veremos de vuelta a la familia Spellman al completo: las tías Zelda y Hilda (Miranda Otto y Lucy Davis) y Ambrose (Chance Perdomo).

Por supuesto, Gavin Leatherwood sigue teniendo un papel relevante como Nick y el trío de brujas escalofriantes que se hacen llamar las Weird Sisters —Tati Gabrielle (Prudence), Adeline Rudolph (Agatha) y Abigail Cowen (Dorcas)— no podía faltar. Regresarán también Michelle Gomez como Lilith/Madam Satan y Richard Coyle como el Padre Faustus, aunque el paradero de este último al terminar la segunda temporada es desconocido.

Netflix

Pero en esta temporada conoceremos también algunas caras nuevas. El primero es el ya mencionado príncipe Calibán, que medirá sus poderes contra los de Sabrina “incluso cuando empiezan a saltar chispas infernales entre él y la bruja adolescente”, según informaba Deadline. Lo interpreta Sam Corlett, en el que será su primer papel importante como actor.

A él se unirán Skye P. Marshall (This is us, Black Lightning) y Jonathan Whitesell, al que Aguirre Sacasa ha rescatado de su rol como Kurtz en Riverdale. Por desgracia, aún no sabemos qué papel jugarán en la nueva aventura de Sabrina.

Netflix

¿Cuál es el futuro de la serie?

En octubre de 2018, Netflix confirmó la renovación de Las escalofriantes aventuras de Sabrina para una tercera y una cuarta temporada. De modo que esta no será la última maratón que hagamos con la joven bruja. Al menos, otros ocho episodios nos esperan en algún momento del futuro.

Con el mundo de los cómics de Archie en constante expansión, no sería raro tampoco que llegara a haber una conexión más literal entre ellos. Este 2020 llega a The CW la nueva serie del universo, Katy Keene, que protagonizará Lucy Hale.

Aguirre Sacasa ya confirmó en 2018 que le encantaría que hubiera una conexión factual entre El mundo oculto y Riverdale, como “un episodio en el que los chicos de Riverdale oyeran hablar sobre una casa encantada en Greendale e intentaran colarse y que fuera a casa de Sabrina”. Tal vez ahora su objetivo se centre más por otro derroteros, como unir las tres series en una película que siguiera los pasos del cómic Afterlife, como contó para EW.