‘For All Mankind’, la interesante ucronía de Apple TV+

0 Comentarios

El estreno del servicio de streaming Apple TV+, ocurrido el pasado 1 de noviembre, trajo consigo un catálogo muy ambicioso e interesante para sus usuarios. Una de estas producciones es For All Mankind, una serie escrita y dirigida por Ronald D. Moore, un veterano de las series de ciencia ficción + exploración espacial, tales como Star Trek y Battlestar Galactica. For All Mankind es una ucronía sobre la carrera espacial, particularmente si los rusos hubieran sido los primeros en llegar a la Luna. La propuesta de esta serie es muy interesante, con una hechura de primera. Acá la repasamos sin spoilers.

Recordemos que una ucronía es aquella historia que se desarrolla a partir de evento de la vida real que sucede de forma distinta. En la literatura, y por tanto en otras artes, se ha explorado este género con resultados fascinantes. Moore se adentra en la carrera espacial y desarrolla la historia de For All Mankind con la premisa de qué hubiera ocurrido si los rusos y no los estadounidenses hubieran sido los primeros en conquistar la Luna. Este simple cambio en la historia genera una serie de eventos que, puestos en la perspectiva del siglo XXI, nos hacen preguntarnos en varias ocasiones si acaso no hubiera sido “mejor”. Una más de esas maravillosas preguntas a las que siempre nos orilla la ciencia ficción.

Desde el primer capítulo de la temporada (está compuesta por 10), la historia alternativa se propone en los primeros minutos, y de ahí en adelante nos adentraremos en una sucesión de hechos muy interesantes. Y es que en la trama de For All Mankind proponen no solo la supremacía de Rusia sobre Estados Unidos, sino un recrudecimiento de la Guerra Fría, lo cual, ya podemos imaginar, pondrá la paz del mundo en un hilo mucho más frágil del que se vivió tras la Segunda Guerra Mundial —y esto es ya mucho decir.

Por otro lado, como la carrera espacial de la vida real, ambas naciones se embarcaron en una escalada de conquistas reales y simbólicas para demostrar su superioridad. Por tal motivo, en For All Mankind Rusia no solo lleva un hombre a la Luna, sino a una mujer, con lo cual, según propone la serie de Moore, se desencadenan varios fenómenos sociales que allanaron el terreno en temas como los derechos de las mujeres, su emancipación e independencia muchos años antes de lo que ocurrió en la vida real. Esto, además, llevó a la discusión y desarrollo de otros temas que acelerarían el pensamiento moderno, en donde la hegemonía de la mayoría blanca duraría muy poco.

For All Mankind transita sobre un terreno muy interesante como serie de ciencia ficción, más que nada porque el efecto de ucronía es aprovechado al máximo. Explora no solo lo humano y lo social, sino también lo científico, pues, además propone que en la Luna hay agua y que pronto se instala una base lunar, tanto por fines científicos, como políticos. ¿Qué habría pasado si…? Esto propone la serie de Apple TV+ en cada uno de sus efectivos 10 episodios.

El reparto y la producción son impecables; ya Apple ha contado cómo hizo para grabar las escenas que suceden en el espacio y la Luna. Es Joel Kinnaman el actor que, a primeras vistas, parece el protagonista, sin embargo, la historia no se centra en un solo personaje, sino en todo un equipo, y, para el final de la primera entrega nos daremos cuenta de que el personaje principal es en realidad la propia historia alternativa. For All Mankind fantasea con lo que hubiera ocurrido si la NASA no hubiera dado carpetazo al programa de la vida real llamado Mercury 13th, un equipo de mujeres que entrenó y calificó para convertirse en las primeras astronautas pero que, pese a obtener mejores resultados que el equipo de hombres, fue cancelado por prejuicios de género.

En la primera temporada se abarca poco más de una década de la carrera espacial, así como una extensión del Programa Apolo muchos años después de lo que ocurrió en la vida real. La historia se ramifica en varios personajes, cada uno con gran encanto. Acaso lo único reprobable de For All Mankind es cierto tufo patriótico, algo inevitable, al parecer, cuando se habla del orgullo estadounidense frente a los rusos y el resto del mundo. Sin embargo, la serie cuenta con un amplio drama, desde lo más personal de los protagonistas como político, científico y, algo que fascina a cualquier amante de la ciencia ficción: el drama espacial.

Así pues, luego de disfrutar de esta primera entrega esperamos con gran expectativa la ya confirmada segunda temporada de esta serie de Apple TV+. Un título realmente recomendado.