Bélgica está realizando una consulta abierta para determinar si debe clasificar ciertos criptoactivos como valores, instrumentos de inversión o instrumentos financieros. La Autoridad de Mercados y Servicios Financieros (FSMA), el regulador financiero del país, dijo en un comunicado:

“…la FSMA desea aportar claridad, a la espera de un enfoque europeo armonizado[1]sobre cuándo los criptoactivos pueden considerarse valores, instrumentos de inversión o instrumentos financieros, y si pueden estar dentro del alcance de la legislación de folletos y/o las normas de conducta empresarial de MiFID”.

Mientras la Unión Europea finaliza la regulación histórica de Mercados en Criptoactivos (MiCA), que se espera para 2024, las empresas de criptografía necesitan claridad sobre si están bajo el ámbito de las leyes existentes, dijo el regulador. Con ese fin, el regulador ha establecido pautas para determinar qué criptomonedas pueden clasificarse como valores o instrumentos financieros y qué leyes se les aplican.

Las pautas proporcionan un plan paso a paso para determinar la clasificación de los criptoactivos. El primer paso es determinar si el criptoactivo está “incorporado a un instrumento”, es decir, son intercambiables o fungibles.

Las pautas decían que los criptoactivos que no están incorporados en un instrumento no califican como valores. Sin embargo, si se incorporan a un instrumento, pueden darse dos situaciones.

En primer lugar, los instrumentos pueden representar una participación o derecho de voto en un proyecto o un derecho al pago de una cantidad determinada.

En tal caso, si los instrumentos son transferibles, los criptoactivos califican como valores según la Ley de Prospectos e instrumentos financieros. La Ley de Prospectos requiere que los emisores de criptoactivos publiquen un prospecto para posibles inversores.

Como instrumentos financieros, los activos también deberán ajustarse a las reglas de conducta de MiFID. La Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros de la UE (MiFID) establece obligaciones regulatorias para las empresas de inversión para garantizar la protección de los inversores.

Sin embargo, si los instrumentos no son transferibles, los criptoactivos califican como instrumentos de inversión y los emisores deben publicar un prospecto según la Ley de Prospectos, según las pautas.

En segundo lugar, los instrumentos pueden representar un derecho a la entrega de un producto o servicio por parte del emisor.

En ese caso, si los instrumentos tienen un objetivo de inversión primario o secundario, entonces se clasifica como un instrumento de inversión sujeto a la Ley de Prospectos. Pero si los instrumentos no tienen un objetivo de inversión, los criptoactivos quedarán fuera del alcance de la Ley de Prospectos.

Las directrices establecieron una serie de aspectos que deben examinarse para determinar si un instrumento tiene un objetivo de inversión. Se considerará que los criptoactivos tienen un objetivo de inversión si:

“…los títulos son transferibles a personas distintas del emisor; el emisor emite un número limitado de instrumentos; el emisor planea negociarlos en un mercado y tiene una expectativa de ganancia; los fondos recaudados se utilizan para el financiamiento general del emisor y el servicio o el proyecto aún no se ha desarrollado: los instrumentos se utilizan para pagar al personal; el emisor organiza varias rondas de ventas a diferentes precios.”

Las pautas agregaron que las criptomonedas que no tienen ningún emisor pero son generadas por código de computadora, como Bitcoin (BTC) y Ethereum (ETH), no están sujetas al Reglamento de Prospectos, la Ley de Prospectos o las reglas de conducta de MiFID.

La consulta está abierta a todas las partes interesadas y representantes de los inversores y se cerrará el 31 de julio.

Obtenga una ventaja en el mercado criptográfico 👇

Conviértase en miembro de Hyperconectados Edge y acceda a nuestra comunidad exclusiva de Discord, más contenido y análisis exclusivos.

Análisis en cadena

Instantáneas de precios

Más contexto

Únase ahora por $19/mes Explore todos los beneficios