Seis corporaciones de todo el mundo se han unido para iniciar la estandarización IEEE blockchain Identity of Things.

Según el presidente del Grupo de Trabajo de Identidad de las Cosas de IEEE, el Dr. Xinxin Fan, los investigadores de Lockheed Martin, Ericsson, Lenovo, Huawei, Bosch, IoTeX y la Academia de Tecnología de la Información y las Comunicaciones de China están desarrollando estándares globales para identidades descentralizadas basadas en blockchain en un esfuerzo que comenzó hace dos años.

Relacionado: La identidad descentralizada puede llevar el mundo analógico al digital

Después de dos años de investigación, las seis principales empresas globales han proporcionado la prueba de concepto para la identificación descentralizada (DID) basada en blockchain para dispositivos IoT, que el Dr. Fan comenzó en 2019 con el World Wide Web Consortium (W3C). IEEE es una organización sin fines de lucro que ha creado estándares para las necesidades generales de tecnología relacionadas con dispositivos, redes y servicios inalámbricos.

Según el comunicado de prensa, la interoperabilidad de blockchain es crucial para el éxito de Internet de las cosas (IoT), las personas y las empresas. Es posible promover el comercio global, el desarrollo económico y las comunidades locales de todo el mundo eliminando los obstáculos tecnológicos y permitiendo que diversas entidades se comuniquen con los estándares mundiales.

Relacionado: Fortalecido con IoT, ¿Blockchain conducirá a más libertad o menos?

“IoT, identificadores descentralizados, credenciales verificables, blockchain son tecnologías que se aceleran rápidamente y se unen”, dijo Giovanni Franzese, jefe de desarrollo comercial de blockchain en Ericsson. “Es un gran privilegio contribuir al desarrollo de los estándares IEEE P2958, aportar las perspectivas del mercado, el conocimiento de Ericsson y participar en un grupo cooperativo entre industrias para hacer que los estándares sean efectivos y favorezcan la adopción de nuestros clientes”.

El Dr. Fan lidera el grupo de trabajo con la intención de garantizar que todo el valor potencial de 12,6 billones de dólares del IoT en 2030, como predijo McKinsey, se pueda desbloquear mediante la definición de un estándar DID global para que las personas y las máquinas interoperen.