Las plataformas de redes sociales están constantemente bajo fuego por su falta de cifrado total de extremo a extremo, políticas de privacidad existentes y censura, pero una solución basada en blockchain podría significar el fin de una era de dominio centralizado de las redes sociales.

En muchos sentidos, las redes sociales son un componente vital de la vida diaria tanto para las empresas como para el consumidor medio. Hoy en día, estas plataformas conectan a las personas con el tipo de contenido que desean en función de sus propias entradas. Este feed optimizado que se sirve a los usuarios y los lleva a las empresas que esperan al final, debería ser el escenario perfecto. Sin embargo, cuando se trata de distribuir las recompensas, los resultados suelen ser increíblemente sesgados.

Los algoritmos cambian constantemente para crear nuevas fuentes de ingresos para la plataforma y privar a los usuarios de sus derechos. Además, la construcción de estos algoritmos implica recopilar cantidades masivas de datos de usuarios individuales. A menudo, esto puede ser tan invasivo como efectivo.

Mientras tanto, un derecho completo a la libertad de expresión está ausente en la mayoría de las plataformas centralizadas. Simplemente haciendo referencia a la letra pequeña en sus Términos de uso, las plataformas pueden optar por vigilar y censurar los comentarios de los usuarios.

El aspecto más crucial de todos es, quizás, la necesidad de cifrado en las plataformas. Aunque la mayoría de las principales plataformas de mensajería social afirman tener un cifrado de extremo a extremo, a menudo requieren que los usuarios se conecten con un número de teléfono. Esto compromete el derecho del usuario a una privacidad total.

En todas las plataformas, estos problemas inherentes se reducen al hecho de que las redes sociales están, en general, centralizadas. Sin embargo, una cadena de bloques ejecutada por nodos iguales, al igual que cualquier criptomoneda descentralizada, podría solucionar este problema.

El modelo Bitcoin

Una plataforma de redes sociales descentralizada basada en el modelo Bitcoin volvería a poner al usuario final a cargo de garantizar su derecho a la privacidad y eliminar estos obstáculos. Aparte de los beneficios obvios de la descentralización económica, donde se comparte el mismo valor entre los titulares de nodos y los creadores, una solución basada en blockchain podría incluso mejorar la usabilidad.

Esencialmente, los usuarios pueden iniciar sesión con sus claves privadas e inmediatamente acceder a todas las configuraciones personalizadas de la cadena de bloques. Los usuarios pueden publicar contenido, votar por su calidad, promocionarlo y suscribirse a los creadores.

La red Bastyon, recientemente renombrada de Pocketnet, es una de esas redes sociales descentralizadas modeladas en Bitcoin. Sin embargo, aunque su base de código se deriva libremente de Bitcoin, Bastyon utiliza un algoritmo de consenso de prueba de participación.

Los creadores de contenido suelen ser usuarios seudónimos identificados por sus claves públicas y la información que eligen revelar sobre sí mismos.

Mientras tanto, los nodos mantienen la cadena de bloques y responden a las llamadas de socket RPC desde el front-end. Solo si realizan estos servicios, serán recompensados.

Cifrado y transferencias criptográficas directas

Bastyon lanzó recientemente un mensajero cifrado de igual a igual descentralizado: un mensajero privado que no está conectado al número de teléfono de un usuario. La cadena de bloques proporciona un libro mayor que permite el intercambio de claves de cifrado para establecer canales asincrónicos seguros.

De esta manera, todas las conversaciones uno a uno tienen un cifrado de extremo a extremo de forma predeterminada, al igual que las imágenes enviadas o recibidas a través del chat. Como una capa adicional de privacidad, el historial de mensajes solo se almacena durante siete días.

Los usuarios también podrán transferir directamente el token criptográfico nativo de la plataforma, Pocketcoin (PKOIN) a través de la plataforma. Para obtener PKOIN, los usuarios pueden intercambiar hasta 19 tokens criptográficos, incluidos BTC, ETH y DOGE, en varios intercambios.

La interfaz de Bastyon tampoco se limita a una geografía en particular. La plataforma está disponible en una gran cantidad de idiomas diferentes, como inglés, alemán, mandarín, coreano, francés y ruso.

Según Bastyon, prácticamente todo el poder y la riqueza en el panorama actual de Internet se concentra en manos de unos pocos. La red social descentralizada tiene como objetivo resolver esto llevando los cimientos de Bitcoin al mundo de las plataformas de Internet.

“Los usuarios siguen entrando en aplicaciones centralizadas y luego esas plataformas los traicionan una vez que se vuelven grandes. Bitcoin proporciona un modelo para todas las aplicaciones descentralizadas, y Bastyon es realmente el Bitcoin de las redes sociales ”, dijo el fundador del proyecto, Daniel Satchkov.

Bastyon Messenger está disponible en bastyon.com, como una aplicación de Android y una aplicación de escritorio.

Descargo de responsabilidad. Cointelegraph no respalda ningún contenido o producto en esta página. Si bien nuestro objetivo es brindarle toda la información importante que podamos obtener, los lectores deben hacer su propia investigación antes de tomar cualquier acción relacionada con la empresa y asumir la plena responsabilidad de sus decisiones, ni este artículo puede considerarse como un consejo de inversión.