Las monedas digitales se están volviendo cada vez más comunes en el panorama financiero canadiense. Junto con esta mayor adopción, Canadá ha tenido un éxito relativo en la creación de un entorno regulatorio estable. En 2014, Canadá se estableció como líder en el espacio global de activos digitales cuando el Parlamento canadiense se convirtió en el primer gobierno del mundo en aprobar una ley nacional sobre monedas digitales. Desde entonces, los reguladores canadienses se han mantenido bastante proactivos en su enfoque hacia las criptomonedas, adoptando una postura cautelosa pero optimista en un intento por promover la innovación y al mismo tiempo proteger los intereses de los inversores.

Soporte regulatorio para la innovación de activos digitales

Especialmente en comparación con otras jurisdicciones internacionales, que imponen políticas más estrictas o albergan una actitud más laissez-faire, el entorno de apoyo de Canadá a las criptomonedas se refleja en algunas de las opciones que se ofrecen a las nuevas empresas que experimentan con la tecnología de activos digitales.

Por ejemplo, la iniciativa sandbox de la Canadian Security Association (CSA) apoya a las empresas de tecnología financiera (fintech) que buscan ofrecer productos innovadores examinando cuidadosamente los modelos comerciales en entornos de pruebas en vivo. De manera similar, LaunchPad de la Comisión de Valores de Ontario (OSC) trabaja con empresas de servicios financieros para mantener la regulación alineada con la innovación digital y fomentar el desarrollo de productos, servicios y aplicaciones que cumplan con los estándares de cumplimiento requeridos por las leyes de valores.

Además de estos servicios dirigidos a los innovadores que buscan colaborar directamente con las autoridades financieras en el contexto de su modelo de negocio específico, los reguladores también han publicado una guía amplia, pero completa, sobre cómo navegar por los marcos legislativos aplicables.

Relacionados: ¿La regulación se adaptará a la criptografía o la criptografía a la regulación? Los expertos responden

La dicotomía de la regulación de activos digitales

La necesidad de regulación ha polarizado a la industria de la criptografía desde sus inicios. Los inversores y las empresas están ávidos de procesos, para los que es imprescindible contar con un marco regulatorio. Por otro lado, una economía sobrerregulada podría aislar a los canadienses de integrarse con la industria de activos digitales en general, forzando inversiones en el extranjero. Entonces, ¿cuál es un buen equilibrio entre los dos?

Los primeros defensores de blockchain supusieron que sus cualidades distintivas de desintermediación la hacen insusceptible a la regulación y argumentaron que la criptomoneda se había creado como una solución a la estricta supervisión pública de los mercados financieros. Bajo este supuesto, muchos emisores de tokens antes de mediados de 2017 ignoraron en gran medida los requisitos de registro de la ley de valores destinados a proteger a los inversores y fomentar mercados justos.

Sin embargo, los recursos legales confiables son necesarios para la protección de los derechos individuales y son parte integral de una jurisdicción funcionalmente responsable. Especialmente dentro del sector financiero, donde las personas son extremadamente vulnerables al riesgo, la regulación minimiza la exposición del consumidor al daño y es primordial para mantener la integridad del mercado.

Por ejemplo, ahora está bien establecido que las empresas canadienses que se ocupan de criptomonedas (como los intercambios de criptomonedas) deben registrarse en el Centro de Análisis de Informes y Transacciones Financieras de Canadá (FINTRAC) como una empresa de servicios monetarios (MSB). El registro significa que estas empresas están sujetas a supervisión regulatoria y requisitos de presentación de informes. Como resultado de estas obligaciones legislativas, es más probable que los actores fraudulentos sean expulsados ​​del espacio para dar cabida a actores legales que puedan brindar niveles más altos de protección al inversionista. Esta legitimación de la industria de activos digitales es principalmente la razón por la que las plataformas comerciales están dando la bienvenida a la regulación progresiva; trabajar de manera constructiva entre nosotros para aumentar la seguridad y la transparencia sin sofocar una industria que aún está en su infancia.

Relacionados: Los usuarios de QuadrigaCX pierden $ 190 millones debido a las especulaciones sobre la muerte de Cotten

Por lo tanto, los formuladores de políticas juegan un papel esencial en el desarrollo de las condiciones necesarias para crear un marco adecuado para que las criptomonedas operen de manera segura. La jurisdicción de la CSA, junto con la Organización Reguladora de la Industria de Inversiones de Canadá (IIROC), ha expresado su interés en trabajar en estrecha colaboración con las empresas de comercio de activos digitales para comprender su punto de vista, tener en cuenta los riesgos clave para la innovación y garantizar que la protección del inversor no se vea comprometida. .

Las regulaciones de esta magnitud no pueden apresurarse, y los reguladores han tenido en cuenta varios factores para garantizar que cualquier nueva legislación solo aliente a la industria de los activos digitales al auge. Permitir que Canadá opere como un lugar de cifrado exitoso mientras se protege la seguridad de la inversión y la prevención del fraude son algunos de los elementos clave del marco regulatorio propuesto. El punto óptimo para la regulación se encuentra en algún punto intermedio: lo suficientemente estricto para proteger las inversiones y el fraude, y lo suficientemente permisible para permitir que las empresas de activos digitales privadas e internacionales prosperen.

Relacionados: Cómo la regulación inteligente puede mejorar el futuro de blockchain

Tendencias regulatorias canadienses en 2021

Cuando se trata de la integración de las criptomonedas en la inversión tradicional, Canadá ha avanzado notablemente con la sanción de los fondos cotizados en bolsa de Bitcoin (BTC) y Ether (ETH) en 2021, lo que permite a más inversores convencionales la oportunidad de tener exposición a activos digitales a través de su cuentas de inversión, incluidos los planes de ahorro para la jubilación registrados con ventajas fiscales (RRSP) y las cuentas de ahorro libres de impuestos (TFSA).

Canadá también superó a Estados Unidos al permitir fondos cotizados en bolsa (ETF) de activos digitales, lo que sentó un precedente de querer ser competitivo en el sector. En febrero, el ETF de Bitcoin de Purpose Financial LP acumuló más de $ 400 millones en activos bajo administración en sus primeros dos días y pasó a cruzar la marca de $ 1 mil millones dentro de los dos meses posteriores al lanzamiento.

Con una creciente cartera de inversiones, se podría suponer que podrían surgir preocupaciones relacionadas con los impuestos. Sin embargo, las autoridades fiscales canadienses han sido bastante claras en materia de implicaciones fiscales y han proporcionado una orientación adecuada a los inversores a lo largo del camino. Actualmente, las leyes y normas fiscales de Canadá, incluida la Ley del Impuesto sobre la Renta, también se aplican a las transacciones con criptomonedas.

La Agencia de Ingresos de Canadá ha caracterizado la criptomoneda como una mercancía y declaró que el uso de la criptomoneda para pagar bienes o servicios debe tratarse como una transacción de trueque. Debido a que la criptomoneda se trata como una mercancía, como resultado ha evitado la declaración desfavorable de impuestos. Sin embargo, el panorama está en constante evolución, por lo que los reguladores deben mantenerse a la vanguardia para evitar que los entusiastas de la criptografía vean a Estados Unidos, Europa o Asia como campos de juego alternativos, lo que agota a Canadá tanto de su talento como de su inversión.

Relacionados: Las monedas estables presentan nuevos dilemas para los reguladores a medida que se avecina la adopción masiva

Canadá se mantiene a la cabeza como un paraíso para los mineros

Canadá es la mejor opción para los mineros criptográficos, debido a su clima, suministro eléctrico y regulación de la luz. El hardware utilizado por los mineros de criptomonedas genera una cantidad significativa de calor y requiere enfriamiento para evitar el sobrecalentamiento, y estar ubicado en un clima relativamente frío como Canadá ayuda a reducir los costos de enfriamiento de las computadoras. Además, las tarifas eléctricas en Quebec se encuentran entre las más bajas de América del Norte. Para los consumidores industriales, las tarifas rondan los $ 0.05 por kilovatio-hora. El consumo de energía es el principal costo de los mineros de criptomonedas y, comprensiblemente, la principal razón por la que se sienten atraídos por Canadá.

Finalmente, existe la posibilidad de que las empresas canadienses de activos digitales no solo ofrezcan comercio, sino que también posean y operen instalaciones de minería criptográfica. Canadá ofrece un refugio seguro para los mineros que provienen de entornos política y financieramente inestables para realizar operaciones dentro de un marco relajado, colocando al país a la vanguardia de la revolución de la moneda digital. Los mineros de canteras criptográficas anteriormente pesadas como China están buscando pastos favorables con regulaciones menos hostiles y ahora ven a Canadá como una alternativa lucrativa.

Pensando a largo plazo, también existe el sentimiento de sostenibilidad, y mientras que las industrias financieras tradicionales se apoyan en fuentes de energía basadas en carbono, los activos digitales se están moviendo cómodamente en la dirección de una energía más verde. Esto lo confirma aún más el informe de Square sobre la Iniciativa de Energía Limpia de Bitcoin, un modelo energético único que podría permitir la instalación y capacidad de métodos más sostenibles de generación solar y eólica. Canadá es un líder mundial en el suministro de energía renovable, y un marco regulatorio flexible en torno a la criptomoneda podría significar una afluencia de actores internacionales que se dirigen al “Verdadero Norte”.

Relacionados: Ignore los titulares: la minería de Bitcoin ya es más ecológica de lo que cree

¿Qué depara el futuro para la regulación de las criptomonedas?

Dado que el espacio de activos digitales es nativo de Internet, las plataformas de tecnología financiera se pueden construir en cualquier parte del mundo. Esta globalización de la industria financiera significa que Canadá no puede simplemente esperar a que un marco regulatorio esté disponible, o se quedará atrás en la carrera de la innovación. La responsabilidad recae en los reguladores para incentivar la inversión en activos digitales y el desarrollo de proyectos en su país.

Familiarizar el mercado canadiense con el comercio de activos digitales con la introducción de más plataformas de comercio de criptoactivos es un primer paso sólido. La próxima década verá mucha más regulación introducida en el sector. Los gobiernos inteligentes y con visión de futuro verán una oportunidad obvia de ofrecer una regulación clara pero no demasiado restrictiva, y se convertirán en un lugar acogedor para los proyectos de activos digitales.

Históricamente, los gobiernos autoritarios, donde la elaboración de reglas hostiles e inestables induce un efecto negativo neto para su economía, es más probable que impongan medidas más estrictas sobre los activos digitales, lo que inevitablemente podría obligar a los participantes de la industria a mudarse a países como Canadá que ofrecen condiciones relativamente favorables. Las empresas de activos digitales continuarán moviéndose hacia donde sean más bienvenidas, y los países que faciliten estos movimientos estarán mucho mejor posicionados para cosechar los beneficios de la industria de activos digitales a medida que continúa creciendo y amenazando las finanzas tradicionales.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados ​​aquí son solo del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Desiree Smith es un abogado canadiense apasionado por las tecnologías emergentes y la innovación. Fintech y blockchains son sus principales especialidades, y actualmente es directora de negocios y asuntos legales en Coinsquare, un intercambio de criptomonedas con sede en Canadá. Además de su puesto en Coinsquare, Desiree también imparte un curso de criptografía en la Universidad de Ryerson que se centra en cuestiones legales, de gobernanza, de riesgo y de cumplimiento relacionadas con blockchain, contratos inteligentes y tecnologías de criptomonedas.