El Salvador ha sido noticia mundial con la controvertida introducción de Bitcoin (BTC) por parte de su presidente como moneda de curso legal, una medida que ha provocado la disidencia de muchos ciudadanos locales y fue recibida con escepticismo por el Fondo Monetario Internacional. Una nueva encuesta sugiere que a pesar de estos desarrollos, la mayoría de los salvadoreños todavía saben poco sobre la criptomoneda veterana y aún menos sobre sus contrapartes de menor capitalización de mercado.

Una investigación realizada por la agencia con sede en São Paulo Sherlock Communications sugiere que el 54% de los encuestados salvadoreños eligieron ‘ninguna’ cuando se les preguntó qué criptomoneda conocían mejor de una lista de cinco monedas principales.

Si bien el 40% eligió Bitcoin sobre las otras criptomonedas enumeradas: Ether (ETH), Bitcoin, Dogecoin (DOGE) y EOS, la encuesta no buscó sondear el nivel o la profundidad del conocimiento que estos encuestados tienen de la moneda. En correspondencia con Cointelegraph, Patrick O’Neill, director de Sherlock Communications, comentó:

“Los datos que recopilamos de El Salvador nos dejaron muy claro que hay niveles muy altos de confusión con respecto a las criptomonedas, por sorprendente que parezca, dadas las circunstancias”.

Las respuestas a las otras preguntas de la encuesta respaldan esta imagen, y el 46% de los encuestados eligieron “ninguna” cuando se les preguntó: “¿Qué le daría confianza para invertir en criptomonedas?” El 18% respondió que una regulación adecuada les ayudaría a dar el salto, y una cifra similar (16%) respondió que el acceso a plataformas más confiables y fáciles de usar marcaría la diferencia.

Cuando se les preguntó si una crisis económica local los haría más o menos propensos a confiar en las criptomonedas, el 35% respondió “menos probable” y el 28% respondió que una recesión fiscal los haría “mucho menos propensos” a invertir en la clase de activos. El 24% tenía la opinión opuesta, diciendo que una recesión económica los haría más interesados ​​en las criptomonedas. Una vez más, sin embargo, más encuestados (41%) dijeron que un clima económico deficiente no haría ninguna diferencia en su relación con las criptomonedas.

En lugar de una abierta hostilidad o entusiasmo, una pluralidad de los encuestados, el 42%, dijo que reconocer a Bitcoin como moneda de curso legal no era ni una buena ni una mala idea. Del resto de los encuestados, el 31% en total tenía una opinión más o menos negativa de la medida, y el 29% más o menos positiva.

Relacionado: El Salvador actúa sobre la caída del precio de Bitcoin y compra 150 BTC

La neutralidad o indiferencia se marcó nuevamente en las respuestas a una pregunta sobre el estado de las criptomonedas en el país, ahora y en el futuro. El 32% no tenía una opinión sobre el tema, y ​​la siguiente mayor proporción de respuestas se identificó con la respuesta: “Es un tema que no tiene futuro aquí”.

En una cobertura reciente de la resistencia de los ciudadanos a la nueva ley de Bitcoin del gobierno, un residente dijo a los periodistas que: “No conocemos la moneda. No sabemos de dónde viene. No sabemos si nos traerá ganancias o pérdidas. No sabemos nada “.