El éxodo de los mineros de Bitcoin de China a Kazajstán ha contribuido a una crisis energética que el presidente del país de Asia central ha propuesto resolver con energía nuclear.

El Ministerio de Energía de Kazajstán ha atribuido el aumento del 8% en el consumo de electricidad nacional a lo largo de 2021 a los mineros de Bitcoin. El país recibió al menos 87,849 máquinas mineras de Bitcoin de compañías chinas en lo que va del año luego de la ofensiva de China contra la minería de criptomonedas, según datos del Financial Times.

El aumento sustancial de la demanda ha provocado un déficit en el suministro eléctrico nacional y ha contribuido a que los servicios de electricidad no sean fiables, según la empresa de explotación de redes eléctricas de Kazajstán. El presidente Tokayev dijo a los banqueros en una reunión del 19 de noviembre que cree que la construcción de una planta de energía nuclear ayudará a aliviar el estrés en la infraestructura eléctrica de su país:

“De cara al futuro, tendremos que tomar una decisión impopular sobre la construcción de una central nuclear”.

Si bien Tokayev no conectó la propuesta con el uso de energía minera de Bitcoin, no mantener a los mineros en el país podría poner en peligro los ingresos fiscales estimados en $ 1,58 mil millones que representan esos mineros. La escasez de energía ya ha obligado al mercado de minería de Bitcoin Xive a abandonar Kazajstán. Didar Bekbau, cofundador de Xive, dijo en un tuit del 25 de noviembre que tuvo que cerrar la granja minera de su empresa debido al “suministro de electricidad restringido de la red”.

Un poco triste cerrar nuestra granja minera en el sur de KZ. El último contenedor está listo para ser enviado. Tanto trabajo, gente, las esperanzas se arruinan. Riesgo país jugado pic.twitter.com/J8ZMg6GeUI

– Didar (@didar_bekbau) 24 de noviembre de 2021

Kazajstán es ahora el hogar de 50 empresas mineras de criptomonedas registradas y un número desconocido de empresas no registradas.

Relacionado: “ Somos el segundo minero de criptomonedas del mundo y prácticamente no vemos ningún retorno financiero ”, dice el presidente de Kazajstán, Tokayev.

La decisión de construir nuevas plantas de energía nuclear es seria en un país que sufrió graves consecuencias nucleares por las pruebas de armas durante la ocupación soviética. La última planta de energía nuclear de Kazajstán cerró en 1999.

Aproximadamente el 88% de la energía de Kazajstán proviene actualmente de plantas de energía que queman combustibles fósiles.