La aceptación de criptopagos minoristas en los Estados Unidos continúa creciendo a medida que Sheetz anuncia planes para permitir el uso de monedas digitales en sus puntos de venta en todo el país.

En un comunicado emitido el jueves, la cadena de tiendas de conveniencia anunció su asociación con el proveedor de pagos digitales Flexa para permitir a los clientes pagar por productos y servicios con criptomonedas.

Como parte del anuncio, Sheetz reveló que la opción de pago criptográfico era tanto para artículos en la tienda como para surtidores de gasolina en sus más de 600 puntos de venta en Pensilvania, Ohio, Maryland, Virginia, Carolina del Norte y Virginia Occidental.

Las criptomonedas que serán aceptadas por la cadena de tiendas de conveniencia incluyen Bitcoin (BTC), Ether (ETH), Litecoin (LTC) y Dogecoin (DOGE), entre otras.

El movimiento de adopción de criptopagos de la compañía también es una extensión de su relación comercial con el proveedor de pagos en el punto de venta NCR.

Además de habilitar el pago con Bitcoin y criptomonedas, Sheetz también planea permitir que los clientes vinculen sus aplicaciones de pago habilitadas para Flexa con el programa de recompensas por lealtad de la compañía.

De hecho, las criptomonedas están experimentando una adopción significativa en el campo de los reembolsos y las recompensas por lealtad, y las monedas digitales se consideran viables para recompensar a los clientes.

El anuncio de Sheetz ahora agrega tiendas de conveniencia a la creciente lista de empresas que aceptan pagos criptográficos en los Estados Unidos. En marzo, la marca de hoteles de lujo The Kessler Collection debutó con opciones de pago de criptomonedas y monedas estables para los huéspedes.

Como informó Cointelegraph anteriormente, una encuesta de Mastercard de principios de mayo reveló que hasta el 40% de los encuestados en todo el mundo expresaron interés en usar cripto para pagos en 2022.

De hecho, la adopción de criptopagos minoristas ha aumentado en los últimos tiempos, y el gigante de pagos PayPal entró en la refriega en 2020. En marzo, la compañía comenzó a permitir que los clientes estadounidenses pagaran con Bitcoin por compras en línea.

Para abril, PayPal pronosticaba que sus ingresos por comercio de criptomonedas excedían los $ 200 millones en solo unos pocos meses de implementación de soluciones de pago de criptomonedas.