El jueves, surgieron informes contradictorios en Rusia sobre el estado de los asuntos regulatorios criptográficos. Primero, un informe de . indicó que el Banco Central de Rusia busca la prohibición de las criptomonedas, citando riesgos para la estabilidad financiera y el enorme volumen de transacciones. Si se promulga, la medida se alinearía con los comentarios hechos por el presidente ruso Vladimir Putin el mes pasado, quien declaró que las criptomonedas «conllevan altos riesgos» en un foro de inversión en Moscú. El banco central de la nación está preparando actualmente un informe de asesoramiento sobre el tema.

Sin embargo, Anatoly Aksakov, presidente de la Duma [Russian Parliament] Comité de Mercados Financieros, pronunció la siguiente declaración en una conferencia de prensa el mismo día, según lo informado por el medio de comunicación local interfax.ru y traducido por Cointelegraph:

Existe un enfoque muy estricto sobre la prohibición total de las criptomonedas, como la adquisición o propiedad. Ahí [also] Existe un enfoque en el que debe haber intercambios de cifrado adecuados, donde todo está legalizado, es transparente y comprensible para los organismos reguladores. Sería más fácil para el Servicio de Impuestos Federales de Rusia gravar tales [exchange] actas.

El presidente Aksakov también expresó su apoyo a la regulación de la minería de criptomonedas en el país, citando factores como los impuestos a la minería y el consumo de electricidad empresarial. Las autoridades del país dan prioridad al lanzamiento de un rublo CBDC y han promulgado duras medidas enérgicas contra el sector de las criptomonedas privado, incluida la prohibición de que los fondos mutuos inviertan en Bitcoin (BTC). Las cifras más recientes sugieren que los rusos realizan transacciones de alrededor de $ 5 mil millones cada año en criptomonedas.