El fabricante de autos deportivos de lujo Ferrari (RACE.MI) aún espera obtener más de $ 1 mil millones en ganancias básicas este año, proporcionando un faro relativo de estabilidad en una industria automotriz devastada por la crisis del coronavirus.

La compañía, conocida por su icónico programa de Fórmula 1 y su logotipo de caballo encabritado, recortó su pronóstico de ganancias básicas para 2020 el lunes, culpando de un golpe a los ingresos del automovilismo, entre otras presiones, y advirtiendo sobre un segundo trimestre extremadamente difícil.

Pero la firma italiana dijo que todavía esperaba generar flujo de caja libre este año, y su orientación contrastaba con otras en la industria, incluido el fabricante estadounidense de automóviles eléctricos Tesla (TSLA.O), el alemán Daimler (DAIGn.DE) y el propietario de Porsche Volkswagen ( VOWG_p.DE): que han suspendido todos los pronósticos.

“Este extraordinario nivel de estabilidad en una crisis económica ocupa el primer lugar en el podio”, dijeron los analistas de Morgan Stanley.

Las acciones de Ferrari cerraron 1.5% a 154.50 euros, habiendo caído más de 5% inmediatamente después de la noticia de la rebaja. Por el contrario, el índice automático de Europa .SXAP cerró un 4,4%.

Las ventas de automóviles en todo el mundo se han desplomado debido a que las medidas para contener la pandemia de virus obligaron a cerrar las líneas de producción y cerrar las salas de exhibición. Los datos del lunes mostraron la mayor caída en la moral de los negocios en el sector automotriz de Alemania.

Ferrari, que el lunes reinició las operaciones en sus plantas en Maranello y Módena, predijo una reducción “severa” de los ingresos vinculados a la Fórmula Uno, donde se suspendieron las carreras, así como una reducción de la facturación de proyectos de la marca y menores envíos de motores a Maserati.

“El segundo trimestre será muy débil”, dijo el presidente ejecutivo Louis Camilleri a los analistas, ya que la compañía dijo que ahora esperaba que las ganancias ajustadas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) este año bajen de los niveles de 2019 a 1.05-1.20 mil millones de euros. ($ 1.15- $ 1.31 mil millones).

En febrero, Ferrari había proyectado un aumento en el EBITDA de 2020 a 1,38-1,43 mil millones de euros.

“Si bien el impacto de la Fórmula Uno sobre los ingresos y las ganancias no es fácil de digerir, la buena noticia es que las pérdidas significativas incurridas deberían ser de corta duración y estar contenidas hasta 2020”, dijo Camilleri.

El CEO dijo que las proyecciones se basaban en la capacidad de Ferrari para retener una cartera de pedidos “muy sólida”, y agregó que hasta ahora no había recibido ninguna cancelación “anormal o desagradable”.

Ferrari, cuyos orígenes se remontan a 1929, dijo que ahora esperaba un flujo de caja libre industrial de 100-200 millones de euros este año, en comparación con los 400 millones de euros o más anteriores.

La compañía, que al igual que su ex matriz Fiat Chrysler (FCHA.MI) está controlada por la compañía tenedora Exor (EXOR.MI) de la familia Agnelli, advirtió que su nueva guía no incluía una segunda ola potencial de infecciones por COVID-19.

En el primer trimestre de este año, el EBITDA ajustado aumentó 1.9% a 317 millones de euros, en línea con un pronóstico de 322 millones de euros en una encuesta de analistas compilada por ..

Las dos plantas de Ferrari, ambas ubicadas en la región de Emilia Romagna, en el norte de Italia, habían estado cerradas desde mediados de marzo.

Los volúmenes aumentaron a pesar de las suspensiones de entrega debido al brote de virus, impulsado por los modelos 488 Pista y 488 Pista Spider, junto con el aumento del F8 Tributo, dijo la compañía.

El margen sobre el EBITDA ajustado llegó al 34% en el primer trimestre, frente al 33,1% del año anterior.

Ferrari dijo que su liquidez total disponible a fines de marzo era de 1.230 millones de euros. El mes pasado, aseguró líneas de crédito adicionales comprometidas por valor de 350 millones de euros, con vencimientos de hasta 24 meses, llevando el total de líneas de crédito comprometidas, disponibles y no retiradas a 700 millones de euros, dijo.