Calificado como uno de los mejores pilotos para nunca ganar un título mundial, la vida de Gilles Villeneuve se vio trágicamente interrumpida en un choque de clasificación en Bélgica en 1982.

Antes de su muerte, el canadiense había ganado seis grandes premios de F1 y terminó segundo en el Campeonato Mundial de 1979.

Era un hombre de familia, un “personaje sensible y adorable” según Niki Lauda, ​​pero también era un competidor feroz: “el demonio más loco que jamás haya encontrado en la Fórmula 1”.

Lo bueno: GP de Francia de 1979

Corriendo en segundo lugar en el circuito de Dijon 75 vueltas en el Gran Premio de Francia de 80 vueltas, Villeneuve se encontró por delante de Rene Arnoux.

Lo que sucedió después fue una de las peleas más feroces jamás vistas en la historia de la F1.

El Renault de Arnoux tenía la mejor potencia, pero Villeneuve era tan tenaz como siempre, decidido a aplastar el sueño de la multitud de un Renault 1-2 en suelo francés.

Arnoux alcanzó la parte trasera de la caja de cambios del Ferrari y dos vueltas más tarde hizo su movimiento, deslizando al canadiense para tomar el segundo lugar. Pero no pudo alejarse.

Con el Renault de Arnoux sufriendo problemas de recolección de combustible, Villeneuve se quedó con él antes de poner al lado del francés en la aproximación al Double Droite de Villeroy.

Villeneuve frenó tarde e intentó pasar por el exterior con los dos tomando la esquina como si fuera uno.

Villeneuve volvió al segundo lugar en una nube de humo de neumáticos, pero la batalla no había terminado. Chocaron, golpearon, sus ruedas se voltearon, se recuperaron y luego lo hicieron todo de nuevo, esta vez con Arnoux saliendo adelante antes de correr de par en par. Villeneuve también corrió de par en par con Arnoux por delante.

El piloto de Ferrari retomó el segundo lugar en la última vuelta con un pase interno en Parabolique. Tomó la bandera a cuadros en P2, 0.024 s por delante de Arnoux.

“¡Te digo que fue muy divertido! Pensé con seguridad que íbamos a ponernos de cabeza, ya sabes, porque cuando comienzas a enclavar las ruedas es muy fácil que un auto se suba sobre otro. Pero no nos estrellamos y está bien “, dijo Villeneuve.

Lo malo: GP de Japón de 1977

Con el título mundial en la bolsa, la Fórmula 1 se dirigió al Fuji Speedway para la carrera final de la temporada de 1977.

Desastre golpeado.

Al clasificarse en el puesto 20, Villeneuve se encontró luchando con Ronnie Peterson, P18 en la parrilla, por su posición en las primeras vueltas.

Villeneuve alcanzó a Peterson y participó en una breve batalla, pero se frenó a sí mismo (algunos informes sugieren que puede haber habido un problema de frenos) y golpeó el neumático trasero derecho del Tyrrell. Fue lanzado al aire.

El auto rodó varias veces, volteando la nariz sobre la cola, antes de aterrizar en un terraplén donde observaban espectadores, fotógrafos y mariscales.

Un mariscal y un espectador fueron asesinados por los escombros, mientras que otros 10 resultaron heridos. Sorprendentemente, Villeneuve se alejó ileso.

La carrera continuó con James Hunt obteniendo su victoria final de Fórmula 1.

Lo feo: GP de Bélgica de 1982

Los eventos del Gran Premio de Bélgica de 1982 comenzaron dos semanas antes en la carrera de San Marino cuando Villeneuve y su compañero de equipo Didier Pironi tuvieron una gran caída.

Las consecuencias fueron más de lo que nadie podría haber predicho.

Al competir por la posición en la carrera de San Marino, Villeneuve lideraba a su compañero de equipo Ferrari cuando el muro de boxes de la Scuderia les dijo a ambos que “frenen”, una orden para mantener la posición y garantizar el 1-2.

Villeneuve se alejó solo para que Pironi le disparara y le robara la victoria, dejando al canadiense absolutamente furioso.

Prometió no volver a hablar nunca más con Pironi y todavía estaba molesto por lo que vio como traición cuando la fraternidad de Fórmula 1 se dirigió a Zolder para el Gran Premio de Bélgica.

Con los Renaults bloqueando la primera fila, Villeneuve estaba luchando contra Pironi por el sexto lugar en la parrilla con el italiano una décima por delante.

Con ocho minutos restantes en la sesión de calificación, Villeneuve se encontró con una lenta misa de Jochen. El piloto de marzo se movió a la derecha para dejar pasar a Villeneuve, sin embargo, el piloto de Ferrari también se movió a la derecha para hacer el pase.

Villeneuve llegó a marzo a 200–225 km / hy se fue al aire. El auto voló unos 100 metros antes de estrellarse la nariz contra el suelo y dar un salto mortal.

Con el automóvil desintegrándose en pedazos mientras el accidente continuaba, Villeneuve fue arrojado desde el 126C2.

El médico apareció rápidamente en la escena con el hombre de 32 años que fue trasladado al hospital. Fue declarado muerto a las 9:12 p.m.

Más tarde, ese mismo año, Pironi sufrió un accidente en el GP de Alemania que lo dejó con fracturas severas en las piernas. Nunca volvió a competir en la Fórmula 1 y murió cuatro años después en un accidente en una lancha motora.

Síganos en Twitter @ Planet_F1 y haga clic en Me gusta en nuestra página de Facebook.