Sin más eventos deportivos en vivo en los EE. UU., ESPN cambió su canal durante este fin de semana a eventos grabados de UFC y WWE.

UFC tuvo un maratón de 11 horas el sábado, con las primeras ocho horas, desde el mediodía hasta las 8 p.m., en torno a transmitir muchas de las peleas modernas más grandes en la historia de la compañía. Construido alrededor de clásicos como las peleas de Conor McGregor contra Nate Díaz, la primera pelea entre Jon Jones y Alexander Gustafsson, Robbie Lawler contra Rory MacDonald y la primera pelea entre Mauricio “Shogun” Rua y Dan Henderson, la audiencia varió de 327,000 a 410,000 espectadores.

Las horas de mayor audiencia, de 8 a 11 p.m., transmitieron UFC 244, el espectáculo del 2 de noviembre de Madison Square Garden, encabezado por la victoria de Jorge Masvidal sobre Nate Díaz y Kelvin Gastelum sobre Darren Till con un promedio de 725,000 espectadores. El programa fue el segundo más visto en ESPN del fin de semana, después de una repetición del programa WrestleMania 2014 el domingo por la noche que tuvo 839,000 espectadores.

El show de UFC alcanzó su punto máximo en 1 millón de espectadores al comienzo del evento principal.

UFC y WWE en forma de repetición fueron más valiosos en cuanto a atraer espectadores que el boxeo.

El lunes por la noche, ESPN transmitió las peleas de unificación del título de peso pesado Tyson Fury vs. Deontay Wilder. La primera pelea tuvo 356,000 espectadores a las 7 p.m. Transmitieron el reciente pago por evento en su totalidad, encabezado por la segunda pelea, de 8 a 11 p.m., e hicieron 447,000 espectadores.

El UFC transmitirá otra de las peleas más grandes de su historia, la pelea de Zhang Weili contra Joanna Jedrzejczyk del 7 de marzo desde Las Vegas el próximo sábado.