Los Minnesota Timberwolves son conocidos por tomar malas decisiones. Fuera del reclutamiento de Kevin Garnett en 1995, sería difícil nombrar más que un par de ejemplos de los Timberwolves que realmente hacen buenos movimientos.

Sí, Minnesota también seleccionó a Karl-Anthony Towns con la selección general número 1 en 2015. Pero seamos realistas aquí: fue obvio.

En las 12 temporadas de Garnett en Minneapolis en particular, los Timberwolves desperdiciaron una oportunidad de oro para ganar un campeonato con uno de los mejores jugadores de la NBA. Es por eso que se encuentran en la posición inútil en la que se encuentran hoy.

Repasemos cinco de los peores fichajes de agentes libres de los Lobos:

5. Rod Strickland

A fines de los años 90 y principios de la década de 2000, los Timberwolves tenían la desagradable costumbre de fichar a ex estrellas que claramente habían pasado su mejor momento. Rod Strickland es uno de esos ejemplos.

Minnesota firmó al base para un contrato de un año en 2002, con la esperanza de que él ayudaría a elevar a un equipo liderado por Garnett y Wally Szczerbiak después de la primera ronda de los playoffs.

Para ser justos, fue un trato barato, pero eso es justo: la firma de Strickland personificó todo lo que estaba mal con la administración de Wolves durante la carrera de KG en las Ciudades Gemelas. Y eso fue no gastar dinero para poner el talento adecuado alrededor de Garnett y, en cambio, escatimar con los jugadores de banca.

Strickland jugó en solo 47 juegos con los Timberwolves en la siguiente temporada, promediando 6.8 puntos y 4.6 asistencias durante 20.3 minutos por juego. Ah, y Minnesota terminó perdiendo ante Los Angeles Lakers en la primera ronda.

4. J.J. Barea

Recién salido de ayudar a llevar a los Dallas Mavericks a un título de la NBA en 2011, J.J. Parecía que Barea podría obtener un buen trato en el mercado de agentes libres durante la temporada baja.

Sin embargo, Barea no pudo encontrar un acuerdo que le gustara ese verano, y permaneció sin firmar hasta diciembre antes de firmar un contrato de cuatro años y $ 19 millones con los Timberwolves. Recordemos también que la campaña 2011-12 fue acortada por un cierre patronal, por lo que no es que Barea se haya perdido ninguna acción mientras estaba inactivo.

Barea fue obstaculizado por lesiones en su primera temporada con Minnesota, apareciendo en solo 41 concursos. Al año siguiente, jugó en 74 juegos y promedió 11.3 puntos por juego, pero su eficiencia sufrió. Luego participó en 79 juegos en su tercera temporada con los Wolves, pero registró solo 8.4 puntos por noche mientras disparaba un exiguo 38.7 por ciento desde el piso y 31.6 por ciento desde el rango de tres puntos.

Los Timberwolves procedieron a renunciar a Barea en octubre de 2014, terminando una carrera en gran parte sin éxito en Minneapolis.

3. Jeff Teague

Durante el verano de 2017, Minnesota firmó a Jeff Teague con un contrato de tres años y $ 57 millones. A pesar de que Teague estaba saliendo de una temporada sólida con los Indiana Pacers, era bastante obvio que los Wolves pagaron de más por Teague desde el primer momento, y eso se demostró aún más cuando Teague llegó al piso.

El primer año de Teague con los Timberwolves no fue malo, ya que registró 14.2 puntos y 7.0 por juego, pero estaba claro que no fue tan efectivo como lo fue con los Pacers y que había perdido un par de pasos de sus días de gloria. con los halcones de Atlanta.

La siguiente temporada, las lesiones limitaron a Teague a solo 42 juegos mientras trabajaba con su tiro, y a mediados de este año, los Timberwolves lo cambiaron de regreso a donde todo comenzó con los Hawks.

Si bien no es justo decir que Teague fue terrible en Minnesota, ciertamente no valió la pena el acuerdo de $ 57 millones que el club le entregó hace unos años.

Teague cumple 32 años en un par de semanas y claramente ha pasado su mejor momento.

2. Michael Olowokandi

Por extraño que parezca, el fichaje de Michael Olowokandi sucedió durante la que fue la mejor temporada baja en la historia de los Timberwolves en 2003. Ese verano, Minnesota hizo intercambios para Sam Cassell y Latrell Sprewell e hizo adiciones astutas como agentes libres como Fred Hoiberg, Mark Madsen y Trenton Hassell a ayudar a impulsar a los Wolves a una campaña de 58 victorias y una aparición en las Finales de la Conferencia Oeste detrás de una temporada de MVP de Garnett.

Pero eso no hace que la firma de Olowokandi sea menos brutal.

Después de una campaña 2002-03 en la que el Hombre Kandi promedió 12.3 puntos y 9.1 rebotes por juego con Los Angeles Clippers, los Timberwolves lo firmaron con un pacto de tres años y $ 15 millones.

Puedes imaginar lo que pasó después.

Olowokandi jugó en solo 43 juegos durante su temporada de debut en Minnesota, registrando 6.5 puntos, 5.7 rebotes y 1.6 bloqueos en 21.5 minutos por juego mientras disparaba 42.5 por ciento desde el campo. No estuvo mejor al año siguiente, registrando 5.9 puntos y 5.2 tablas por noche en 62 concursos.

A mitad de su tercera temporada con el club, los Wolves cambiaron a Olowokandi a los Boston Celtics.

Ya sea que fueran Cherokee Parks, Tom Gugliotta, Rasho Nesterovic, Ervin Johnson u Olowokandi, los Timberwolves nunca pudieron encontrar un hombre grande capaz de poner junto a Garnett.

1. Joe Smith

Oh hombre. Este era malo en casi todas las cuentas.

En 1998, Joe Smith, quien en realidad era un agente libre bastante codiciado en ese momento, firmó con Minnesota un acuerdo barato, lo que despertó algunas dudas. Un año después, se descubrió que los Timberwolves firmaron un contrato por debajo de la mesa con Smith donde firmaría con el equipo por debajo del valor de mercado en la agencia libre con la promesa de que le darían un trato lucrativo en el futuro.

El escándalo provocó que los Wolves perdieran cinco, sí, cinco, reclutas de primera ronda del 2001 al 2005. Aunque su selección de 2003 finalmente fue devuelta. Pero piense por un segundo en lo devastador que es perder tantos jugadores de primera ronda, especialmente para una franquicia de los Timberwolves que estaba teniendo suficientes problemas para rodear a KG con el talento adecuado.

Tampoco es que Smith haya producido tanto para Minnesota. Promedió 13.7 puntos y 8.2 rebotes por juego en su primera temporada, y al año siguiente, sumó solo 9.9 puntos y 6.2 tablas por noche.

Smith firmó con los Detroit Pistons en 2000, y ¿sabes cuál es la mejor parte? Los Timberwolves lo firmaron nuevamente en la agencia libre en 2001, y procedió a tener un par de temporadas más en el medio en Minny.

A fin de cuentas, este fue uno de los peores fichajes de agente libre para cualquier equipo de la NBA; no solo los Timberwolves.