El entrenador en jefe de los Phoenix Suns emite una solicitud emocional para que todos seamos mejores.