Otra de las tácticas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llamó la atención del entrenador en jefe de los Golden State Warriors, Steve Kerr.

El martes, las autoridades, la policía y la Guardia Nacional despejaron a los manifestantes frente a la Casa Blanca con gases lacrimógenos, balas de goma y explosiones. Aparentemente, hicieron esto para dar paso al presidente para tomar una oportunidad dramática para tomar fotos en la Iglesia Episcopal de San Juan, todo mientras sostenía una Biblia, después de su discurso en la Casa Blanca. Kerr sugirió que con ese movimiento, Trump ya está tramando su estrategia para las próximas elecciones presidenciales en noviembre próximo.