La ex No. 1 del mundo Kim Clijsters, de Bélgica, dice que pensar en jugar el US Open la emociona, durante un chat en “Hall of Fame Live” en la página de Facebook del Salón Internacional de la Fama del Tenis. El belga, que regresó a la gira a principios de este año justo antes del cierre del tenis, dice: “Desde el momento en que empiezo a pensar si hay un potencial Abierto de Estados Unidos, quiero prepararme para eso, quiero estar listo y darlo”. un tiro, y ver qué podía hacer allí.

“Cada vez que salgo [Arthur Ashe Stadium], incluso si es solo para mirar a alguien que está ahí afuera, o simplemente para hacer una ceremonia o algo así, es increíble, es tan especial para mí personalmente. Tengo tantos recuerdos allí e intentas asimilarlo todo de nuevo.

“Si tengo la oportunidad de volver a hacerlo, de alguna manera se sentirá como hace 20 años o hace 15 años, cuando estaba allí. Desde el principio, es como una nueva historia. Es emocionante, lo espero con ansias.

¡Estoy muy feliz de jugar en la cancha 18 también! “Después de más de siete años de distancia, Clijsters regresó a la gira en febrero, perdiendo en la primera ronda en Dubai ante Garbiñe Muguruza y en Monterrey ante Johanna Konta.

“Estaba emocionado de comenzar. Había estado practicando durante tanto tiempo que sentí como, “Bien, necesito comenzar a jugar partidos, es por eso que estoy haciendo esto”. Para mi sorpresa, no estaba realmente tan nervioso.

Se sentía muy bien estar allí. Se sintió como la elección correcta ”. “Estoy volviendo a experimentar todo. Cuando estoy allí, las cosas que en el pasado eran normales y ocurrían automáticamente, tengo que volver a aprender o encontrar de nuevo.

Eso ha sido divertido, a veces frustrante, y todas esas emociones son divertidas. “Lo que más me gusta es el proceso de trabajar para un evento con mi equipo. Hay grandes momentos allí, pero también momentos difíciles, con lesiones, con desilusión.

Y todo está bien, porque estamos todos juntos, y lo aceptamos y hablamos y nos comunicamos. Eso es algo que realmente disfruto al respecto. “Por supuesto, es un acto de equilibrio, como muchos padres que trabajan y tienen hijos e intentan seguir una pasión. Pero tratamos de que funcione, y no funcionaría sin ayuda y las personas que me rodean, sin mi equipo “.