En una declaración que hizo a Noah Rubin’s Behind the Racquet, el No. 11 del mundo Fabio Fognini habló sobre las dificultades para equilibrar su vida profesional con la privada. “La peor época del año para mí es entre diciembre y enero, cuando realmente estoy cerca de volar de nuevo”, dijo.

“Tengo una larga pretemporada, veo amigos, algunas buenas cenas y luego vuelvo a la carretera. Siempre me enfermo días antes de irme. A veces, fiebre o tos, y me digo que todo va a estar bien.

Ha sido así durante unos 10 años. Ocurre porque después de tener la oportunidad de estar en casa, cerca de familiares y amigos, es casi como si fuera parte de otra vida. Todavía estoy practicando, pero tener la oportunidad de ponerme al día con todos no sucede realmente durante la temporada.

Recuerdo que mi primer hijo tenía ocho meses, y Flavia y yo volvimos a Miami para la pretemporada. Ese tiempo fue único. Estaba a punto de volar a Australia y comencé a llorar como un bebé. No podía imaginar dejarlos “.

Ahora que la temporada está suspendida, las palabras de Fognini pesan aún más. De hecho, muchos jugadores han compartido que usan este período fuera del circuito para disfrutar el tiempo con su familia, algo que difícilmente pueden hacer durante las temporadas regulares.