El elenco de la comedia favorita de CBS, Everybody Loves Raymond, era un grupo de actores de primer nivel. Cada intérprete fue elegido perfectamente para su papel, lo que convirtió al programa en una clásica comedia familiar.

Antes de que el programa llegara a las ondas de radio, antes de que incluso fuera la semilla de una idea en la mente del productor ejecutivo y creador Phil Rosenthal, uno de sus actores estaba fracasando en su carrera.

Tanto es así que, en algún momento del camino, el propietario de los Yankees, George Steinbrenner, fue reclutado para disuadirlos de la vida de actor.

El elenco de ‘Everybody Loves Raymond’ | Monty Brinton / CBS Photo Archive a través de .

El padre de Patricia Heaton era el conocido periodista deportivo Chuck Heaton

El padre de Heaton era un reconocido periodista deportivo de The Plain Dealer. Pasó más de 50 años en el periódico, cubriendo deportes para el área de Ohio.

Chuck, quien murió de neumonía en 2008 a los 90 años, no estaba loco por la elección de carrera de su hija.

En 2002, el periodista escribió un ensayo recordando lo incómodo que se sentía al ver a su hija Patricia luchar en el campo que eligió. Como escribió en la revista Cleveland en ese momento, “Mi hija Patty ciertamente ha hecho grandes cosas con su talento, y puedes estar seguro de que estoy muy orgulloso de ella”, escribió.

“No es que me esté tomando el crédito. Quizás lo mejor que hice, además de poner comida en la mesa, pagar la matrícula y hacer que ella fuera a la iglesia los domingos, fue apartarme de su camino “.

Una vez que Patricia comenzó a ganar papel tras papel, como escribió su padre, él comenzó a relajarse y disfrutar de su éxito.

“Pero estuve allí para verla llegar a la cima del mundo del espectáculo. Comenzó en una producción de la escuela secundaria de St. Edward de “Fiddler on the Roof”. La vi en una producción de Huntington Playhouse de tres horas de “Showboat” más de una vez, y disfruté de un comercial de Pabst Blue Ribbon que le hizo bastante dinero “.

Chuck Heaton pidió la ayuda de George Steinbrenner para hablar con sentido común con su hija

George Steinbrenner | Stephen Dunn / .

RELACIONADO: Patricia Heaton sobre el guardarropa ‘Everybody Loves Raymond’: ‘Usé el mismo conjunto de suéter de cachemira durante 9 años’

El periodista deportivo se acercó a uno de sus contactos deportivos en Cleveland, George Steinbrenner, quien se había convertido en dueño de los Yankees de Nueva York.

Como el hermano de Patricia, Michael, le dijo a A&E’s Biography en 2003, su padre tomó el asunto en sus propias manos en un esfuerzo final para que Patricia renunciara a lo que parecía ser su intento fallido de actuar.

Hizo que Steinbrenner se involucrara. El dueño de los Yankees, a su vez, trajo al productor teatral estadounidense James Nederlander para hablar con Patricia. ¿El ajuste? El legendario, elegante (y desde entonces cerrado) restaurante Elaine’s en la ciudad de Nueva York.

“George Steinbrenner invitó a Patty a cenar en Elaine’s con Jimmy Nederlander, del Nederlander Theatre, gran empresario de Broadway. Y Patty aparece mal vestida y mal preparada ”, dijo Michael.

Steinbrenner deja que el gran peluca del teatro hable todo

El propio propietario de los Yankees también fue entrevistado por Biography, diciendo “La recuerdo, sí, la recuerdo. Recuerdo particularmente los blue jeans. Pensé que probablemente iba a decir: ‘Cariño, será mejor que te vayas a casa’. Ese sería el mejor consejo que podría darle “.

Al final resultó que, Nederlander no le dijo a Patricia que se fuera a casa. Pero tampoco tenía trabajo para alguien con una experiencia tan limitada.

Patricia recordó la intervención y estuvo de acuerdo en que la joven que conocieron Steinbrenner y Nederlander no estaba de ninguna manera lista para ser actriz.

“En cuanto al talento, no estaba lo suficientemente preparado, no tenía suficiente habilidad desarrollada. Y emocionalmente, era muy inmadura ”, dijo.

Patricia, ahora una actriz respetada y conocida por derecho propio, finalmente se tomó en serio su oficio.

En última instancia, se ganó un lugar en la treintena, lo que puso en marcha las ruedas de su carrera y le dio la confianza para conseguir el papel de Debra en Everybody Loves Raymond.