Cambiar tu pantalla al modo nocturno no te ayudará a conciliar el sueño

0 Comentarios

La luz azul y los efectos negativos en nuestros ojos es un tema que ha estado en el centro de la polémica desde hace tiempo. Mientras hay algunos que aseguran que los filtros amarillos o el modo de Noche en nuestro móvil evita que perdamos el sueño, la comunidad científica indica que no hay evidencia que confirme su beneficio.

Hoy la polémica ha dado un giro gracias a un nuevo estudio que asegura que el modo Noche hace más daño que beneficio. Realizado por científicos de la Universidad de Manchester, la investigación demuestra que la luz azul no es tan perjudicial como se pensaba.

La investigación realizada con ratones, utilizó iluminación que permitía ajustar el color sin cambiar el brillo. Los resultados arrojaron que el color azul produce efectos más débiles en el reloj biológico que el color amarillo.

De acuerdo con el Dr. Tim Brown, quien lideró el estudio, los colores azules asociados con el crepúsculo tienen un efecto más débil que la luz blanca o amarilla de brillo equivalente.

El equipo indica que una luz más tenue y fría en la noche y más cálida en el día puede ser más beneficioso para la salud.

La investigación ya ha proporcionado evidencia de que alinear nuestros relojes corporales con nuestros horarios sociales y laborales puede ser bueno para nuestra salud. Usar el color adecuadamente podría ser una forma de ayudarnos a lograrlo mejor

La idea de limitar la luz azul de las pantallas se basa en el papel que juega la melanopsina, un fotopigmento que se encuentra en las células de la retina que están involucradas en la regulación del ritmo circadiano. La melanopsina es una proteína sensible a la luz y erróneamente se ha creído que tiende a reaccionar a la luz azul.

La hipótesis general afirma que la exposición a la luz azul puede afectar nuestros ritmos circadianos, dificultando la conciliación del sueño. Al ver nuestro teléfono o la pantalla del computador por la noche, estaríamos inhibiendo la producción de melatonina, un inductor natural del sueño.

Lo que arroja el nuevo estudio es que los niveles de brillo son más importantes que el color cuando se trata de estimular el reloj corporal. En conclusión, reduciendo el brillo al mínimo mientras mantenemos el esquema de color intacto en el móvil es mucho más benéfico que cambiarlo al modo Noche, ya que la luz azul es más relajante que la amarilla.