El programa piloto de California lleva dispositivos y Wi-Fi a las personas mayores

Al configurar el programa, los organizadores se enfrentaron a dos desafíos inmediatos: necesitaban poner los dispositivos en manos de los usuarios y tenían que proporcionar acceso a Internet para conectar esos dispositivos. CDW brindó apoyo tecnológico para ambos esfuerzos.

Los organizadores decidieron proporcionar a los usuarios dispositivos Google Nest Hub Max. La idea era que si las personas mayores podían aprender a usar los dispositivos para videollamadas, también podrían aprender a usarlos para telesalud. Los dispositivos ofrecían una serie de funciones que eran útiles para el programa: una interfaz habilitada por voz que sería fácil de usar para las personas mayores, así como acceso a Google Play Store y Google Assistant.

En el piloto, 20 residentes recibieron dispositivos: 10 en una comunidad de Eskaton en Sacramento y 10 en una comunidad de Front Porch en Los Ángeles. El piloto identificó a los usuarios que podrían servir como embajadores tecnológicos para otras personas mayores y se centró en capacitar a los usuarios sobre el bienestar en lugar de ofrecerles capacitación tecnológica.

Para proporcionar conectividad de red, el programa implementó soluciones de borde inalámbricas Cradlepoint, que permitieron el acceso a redes celulares LTE y 5G. Con este acceso, el programa utilizó puntos de acceso inalámbricos móviles MiFi para proporcionar conectividad a Internet a los dispositivos.

Una vez que los adultos mayores comenzaron a conectarse, empezaron a suceder cosas buenas. “No he visto a una persona en vivo en todo el año”, dijo un usuario. “Esta es la primera vez que me conecto con mi familia y amigos”.

“Es como si hubiera estado viviendo en blanco y negro”, dijo otro, “y ahora estoy en tecnicolor”.

Las instalaciones de vivienda asequibles no tienen personal de atención médica, sino que tienen una persona en el personal para coordinar los servicios para los residentes. Con dispositivos que permiten la videoconferencia, esta persona pudo realizar visitas virtuales individuales con los residentes. Esto estableció una conexión mucho mejor entre ambas partes, mejorando la comunicación.

RELACIONADO: Vea cómo los centros de atención para personas mayores mantienen conectados a los residentes.

El programa podría expandir la conectividad digital a más personas mayores

Es demasiado pronto para determinar los efectos en la salud del piloto hasta ahora, pero se esperan resultados en abril. Con esa información, los organizadores del programa tendrán una mejor idea de cómo proceder.

Un próximo paso será construir la infraestructura de redes para apoyar un despliegue más amplio en los centros de vivienda actuales. Estas redes deben ser de bajo costo pero satisfacer las necesidades tanto de los dispositivos como de los usuarios.

Un equipo de la Universidad de California en Davis está realizando una evaluación completa del impacto del programa en el aislamiento social y el bienestar. La hipótesis es que al usar esta tecnología, los adultos mayores verán una mayor conexión y, por lo tanto, una mayor participación en iniciativas de salud impulsadas por la tecnología.

Una vez que se han determinado los resultados, el programa puede servir como modelo para otros.

“Nuestro objetivo es diseñar un programa sostenible y replicable que pueda escalar en todo California”, afirma Lighthouse. En última instancia, el programa podría adoptarse en todo el país.

Al descubrir cómo lograr que los adultos mayores adopten la tecnología y brindarles conectividad, Lighthouse podría emular Silver Sneakers, un programa de ejercicios para adultos mayores que se encuentra en 17,000 centros en los EE. UU. Es emocionante imaginar el impacto que este programa podría tener para mejorar la salud y la calidad de vida de los adultos mayores.

Este artículo es parte de la serie de blogs MonITor de HealthTech. Únase a la discusión en Twitter usando #WellnessIT.