Los juegos exclusivos de PS5 perderían una característica muy importante

0 Comentarios

Hace unos días Microsoft reveló que su arma secreta frente a Sony en la próxima guerra de consolas será la retrocompatibilidad. Xbox Scarlett será compatible con juegos de todas las consolas anteriores y no solo eso, sino que títulos como Halo Infinite serán intergeneracionales, contrario a lo que pasará con la PlayStation 5.

De acuerdo con Jason Schreirer, editor de Kotaku, los juegos exclusivos de la PS5 no serán compatibles con la PlayStation 4, por lo que si quieres disfrutarlos tendrás que comprar una nueva consola. Esta decisión contrasta con la apuesta de Microsoft, quien lanzará Halo Infinite para Xbox One, Project Scarlett y Windows.

Vale la pena aclarar que esto se encuentra a nivel de rumor, aunque conociendo la trayectoria de Schreirer — quien cuenta con buenas fuentes dentro de la industria — es posible que sea cierto.

Hasta ahora se desconoce si Scarlett funcionará de un modo similar al Xbox One y Xbox One X, en donde los juegos aprovechan el hardware para desplegarse en diferentes niveles de detalle. Tanto Microsoft como Sony seguirán utilizando arquitectura x86 con hardware renovado de AMD en sus próximas consolas.

Durante esta generación, Sony mantuvo una mentalidad más enfocada en vender hardware que en complacer a sus usuarios. Temas como la retrocompatibilidad o la jugabilidad cruzada fueron ignorados durante casi todo el tiempo de vida de la PS4. Siendo honestos, no podemos culparlos, después de todo, su objetivo es hacer dinero y 100 millones de consolas vendidas es la prueba.

De momento se rumorea que Ghost of Tsushima llegará como exclusivo a PS5, al igual que el próximo juego de Blue Point Studios, quienes han porteado versiones HD como Uncharted: The Nathan Drake Collection y el remake de Shadow of the Colossus. Se dice que este juego será una versión remasterizada de Demon’s Souls.